Ayer se celebró el Día Internacional del Orgullo Gay y se pudo comprobar una vez más que con el movimiento LGTBetc sucede algo muy parecido al Black Lives Matter o al feminismo:

x

-El respeto a tales o cuales personas por su raza, su género o su condición sexual es un pretexto, todos estamos de acuerdo en eso.

-Bajo el pretexto del respeto se vende, conjunta e inseparablemente, un amplio catálogo de ideas añadidas que nada tienen que ver con el respeto a los homosexuales, las mujeres o los negros.

-Nos meten la bandera LGTB, el feminismo o la rodilla en el suelo hasta en la sopa.

-Ay del que ose manifestar la más mínima discrepancia porque inmediatamente será tildado de homófobo, transfobo, machista, racista o fascista, archifascista y ultrafascista.

X

En torno a estos movimientos se aprecia muy claramente lo que podríamos denominar una evidente tolerancia selectiva o directamente una clamorosa hipocresía. UPN, por ejemplo, como el PP o Ciudadanos, son formaciones que se han visto obligadas a tragarse el pack ideológico y abrazar las celebraciones con todo el entusiasmo impostado del que son capaces sus líderes. Ayer mismo el alcalde de Pamplona participaba en una concentración frente al consistorio en contra de la violencia contra los colectivos gays, trans y demás como si fuera una cosa extraordinaria, insistamos en ello, como si en eso no estuviéramos todos de acuerdo, o al menos un porcentaje tan elevado que no tiene sentido movilizarse como si realmente existiera una gran división o hiciera falta una especial concienciación al respecto. Si no obstante sigue habiendo faltas de respeto, no será ya por falta de concienciación. Irónicamente, la violencia que se ha podido observar estos días ha sido la de los propios colectivos LGBT entre ellos mismos:

x

X

Los que ayer por las calles de Pamplona gritaban “gora-borroka-trans-bollo-marica” (sic), así como las formaciones que más efusivamente los apoyaban, no nos engañemos, no representan a la parte más demócrata y tolerante de la sociedad navarra. En lo único que practican una igualdad efectiva, de hecho, es en que odian por igual a todo el que no piensa como ellos. Ay del blanco, del varón, del hetero, negro, homosexual o mujer que no comulgue con sus ideas. Por eso hay que hablar de un arcoíris con tolerancia selectiva.

X

X

Es por esto en primer lugar que resulta llamativo ver a los líderes de UPN y el PP apoyar estas celebraciones y convocatorias LGBT. Si llevados por su entusiasmo Esparza o Maya se hubieran sumado a la manifestación que ayer estorbaba en hora punta y día laborable la siempre maltratada circulación de Pamplona, a lo mejor se hubiera puesto a prueba el amor por la pluralidad y la tolerancia de muchos manifestantes. Pero no es sólo esto.

X

X

x

x

Cuando UPN o el PP se suman a estas celebraciones, ¿pueden hacerlo sin comprar todo el pack ideológico que las acompaña? Es decir, ¿tiene sentido apoyar estos actos o celebrar estos días sin abrazar la ideología de género? ¿Apoyan o no apoyan UPN y el PP la autodeterminación de género que se ha consagrado en la legislación española? ¿Tiene sentido oponerse a SKOLAE por un lado y apoyar al movimiento LGTB por otro? ¿Con quién van UPN y el PP en la disputa entre los trans y las feministas? ¿Van con quienes afirman que se sienten hombres o mujeres frente a la educación que han recibido y los estereotipos de su género o con quienes afirman que el género no es precisamente más que la educación y los estereotipos al respecto? ¿Va a empezar Esparza a hablar de los hijos, las hijas y los hijes de sus votantes como Irene Montero? ¿Creen el PP y UPN en la genética o la niegan como el marxismo del que beben el feminismo y el movimiento LGBT? ¿Cuál es la parte del discurso del movimiento LGTB a la que es optativo doblegarse? ¿Hay una parte del discurso no obligatoria que no conocemos? Por supuesto asistimos a un falso consenso en virtud del cual el 100% de los partidos se adhieren a un discurso al que no se adhiere el 100% de la población, como si nuestros representantes no reflejaran a los representados, como si para no apoyar al movimiento LGBT no hubiera libertad.

X

x

X

Hoy es también una ocasión propicia para recordar la actitud respecto a la homosexualidad del comunismo o de algunos de los personajes icónicos de la izquierda, aunque no sea más que para dificultar la digestión del todo el pack ideológico que incluye la asunción de la ideología LGTB, o para evitar el bochorno de ver asistentes a las manifestaciones LGTB con camisetas del Ché.

X

x

Por cierto, que paladeando las imágenes de ayer de la manifestación LGTB no se comprende muy bien que en San Fermín no pueda haber fuegos, procesiones, corridas de toros u otros eventos tan o tan poco rescatables de la vieja normalidad como la manifestación LGTB de ayer.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja