Gora ETA sí, criticar al PSOE no

 

 

En realidad, bajo la aparente pluralidad de anuncios y medidas con las que nos bendice a diario el gobierno, siempre encontramos constantemente repetida la aplicación del siguiente principio: lo que la izquierda considera adecuado pasa a ser obligatorio, lo que la izquierda considera inadecuado pasa a estar prohibido, y esto con todo.

X

De este modo, nos encontramos con el anuncio de que se van a despenalizar las ofensas a la corona, las ofensas a los sentimientos religiosos y la exaltación del terrorismo.

X

X

Alguien podría pensar que el gobierno defiende una especie de libertarismo extremo, que llegue a reconocer una especie de derecho a insultar, lo cual quizá sería una opción si al menos se aplicara de forma coherente, pero nada más lejos de la realidad.

X

X

Al mismo tiempo que leemos que se podrá ofender al rey o a los creyentes vemos que la justicia tumba el intento de Irene Montero de castigar con una multa apabullante al autor de un poema satírico contra su persona. Lo que se discute no es por tanto un derecho ilimitado a decir cualquier cosa, sino el intento de que se pueda decir cualquier cosa de los enemigos del gobierno y nada contra el gobierno.

X

En este mismo sentido, también se ha leído estos días que Podemos prepara una ley que habilite al gobierno para desarrollar programas de fast-checking que permitan acabar con la difusión de noticias falsas en las redes sociales. Puesto que el gobierno es con diferencia el mayor difusor de noticias falsas y recomendaciones peligrosas para la salud de todo el país, que el gobierno se convierta en el censor encargado de purificar las redes sociales no es más que un intento más de crear una dictadura informativa.

x

x

Decíamos que el gobierno pretende despenalizar que se pueda gritar “gora ETA”, pero al mismo tiempo pretende castigar que se pueda gritar “¡Viva Franco!”. ¿Dónde está la coherencia? Obviamente no se trata de eliminar todo límite a la libertad de expresión, sino de que los límites a la libertad de expresión sean ideológicos. De hecho no es ya que se pueda gritar gora ETA pero no ¡Viva Franco!, sino que no se pueda recordar que el PSOE dio un golpe de estado antes que Franco contra la Segunda República, o que el PSOE no defendía la democracia sino la dictadura del proletariado y el modelo soviético. Recordar la hemeroteca del PSOE podrá ser considerado apología del franquismo y ser censurado y castigado.

x

x

Todo lo anterior ilustra bastante la evidencia de que este gobierno no hace más que generar medidas que continuamente recortan nuestra libertad. De algún modo a la sociedad española se le ha anestesiado identificando los recortes con la idea de los recortes económicos. Pero hay muchos más recortes y más graves que los económicos. Si algo está caracterizando el gobierno del PSOE y Podemos es el recorte constante de libertades. Todo lo que la izquierda piensa está dejando de ser opinable. Esto por otro lado ya lo hemos visto allá donde gobiernan con los nacionalistas, los socios de Sánchez. Desde la Ley de Educación a la Ley de Memoria, pasando por las leyes de género, toda la actividad legislativa del gobierno va encaminada a establecer un pensamiento único. El problema es que si la sociedad española tarda mucho en reaccionar se encontrará con que, sin libertad, apenas va a quedar espacio político, mediático ni legal para reaccionar.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja