El hombre que nos vendió a todos por un sillón

Pedro Sánchez miente sin parar. Cuanto más grave es el asunto del que habla, más grande es la mentira. La hemeroteca habla por sí mismo como por pocos políticos en tan poco tiempo. Contra lo que se pueda pensar y como se ha analizado en otras ocasiones, de algún modo esto favorece al mentiroso Pedro Sánchez. Aquí también se puede aplicar el principio de que de una o dos mentiras la gente se acuerda, pero cuando son tres o cuatro docenas se hace ya difícil el memorizarlas. Habría que hacer un alarde de memoria para acordarse de todas las mentiras de Pedro Sánchez, por lo que de vez en cuando interesa juntarlas y ponerlas por escrito. En el actual tema de los indultos, por ejemplo, lo que ahora dice Pedro Sánchez es justo lo contrario de lo que decía hace dos o tres años. No es que hace dos años fuera un fascista, es que ahora es un mentiroso. El Pedro Sánchez de los últimos años le llama a gritos farsante al Pedro Sánchez del presente.

X

El Pedro Sánchez de antes de ser presidente, por ejemplo, prometía que “Nunca más indultos por motivos políticos”, denunciaba que estos indultos eran una “injerencia del poder ejecutivo sobre el poder judicial“, y que con él este tipo de indultos, en cualquier caso, siempre “van a tener que contar siempre con la petición del tribunal que emita la sentencia”. ¿Cómo es que nadie el domingo vio al hermano gemelo de este tipo en Colón?

x

El personaje que ahora quiere blanquear e indultar a los golpistas a cambio de sus votos era el mismo “ultraderechista” que afirmaba que habían cometido un delito de rebelión y de sedición, o que respecto a Puigdemont se comprometía “hoy y aquí” en un debate “a traerlo de vuelta a España y que rinda cuentas ante la justicia española”.    

Más revelador aún, cuando se publicó la sentencia del Tribunal Supremo sobre el “procés”, Sánchez compareció en rueda de prensa para decir que el gobierno acataba absolutamente la sentencia condenatoria y que “como corresponde a un estado social y de derecho como el español, el acatamiento significa su cumplimiento. Reitero: significa su integro cumplimiento”. O sea, que si ahora no se cumple íntegramente la sentencia condenatoria se pone en cuestión el estado social y de derecho. Añadió además que “todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, nadie está por encima de la ley y todos estamos obligados a su cumplimiento”. O los golpistas han cambiado a Sánchez por un clon, o Sánchez es un farsante y un mentiroso.

Que Pedro Sánchez mienta es algo a lo que nos hemos acostumbrado, pero no debería ser así. Ni por la cantidad ni por la gravedad es aceptable que un presidente del gobierno mienta de esta manera. Todo lo que está haciendo es justo lo contrario de lo que dijo que haría. Aquí además se mezclan cuatro cuestiones intolerables. En primer lugar el propio hecho de que Sánchez sea un mentiroso. En segundo lugar que todas esas mentiras versen sobre asuntos muy graves. En tercer lugar que esas mentiras las dijo para ganar unas elecciones. Y en cuarto lugar que, al mentir sobre los asuntos fundamentales del discurso con el que se presentó a las elecciones, su propia legitimidad democrática queda malparada, puesto que los españoles le votaron para hacer exactamente lo contrario de lo que está haciendo.

 

 

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja