Una mayoría social de españoles exige ser escuchada en Colón

No puede ser que el PSOE, para mantener el poder, esté reventando las costuras de la nación y del estado de derecho y aquí no pase nada. La manifestación de ayer en Colón no es ya que fuera un éxito, sino una necesidad existencial. La oposición que no se manifiesta no existe. Manifestarse también en la calle es una opción más, pero desde luego no la menos relevante y menos aún en un contexto en el que la izquierda cuenta con el dominio casi absoluto de los medios de comunicación. Pensar que la de ayer no va a ser la última sino la primera manifestación contra los propósitos de Sánchez-Belarra-Otegui-Junqueras debe resultar además consolador. Es decir, las siguientes manifestaciones serán mayores y estarán mejor organizadas, pero sobre todo serán secundadas sin dar la impresión de que se trataba primero de escenificar algunas desuniones y sólo segundo de plantarle cara al gobierno. ¿Acaso la oposición le tiene que pedir permiso al gobierno para hacer una manifestación contra el gobierno? ¿Acaso Otegui, Sánchez y Rufián pueden dar lecciones de fotocomposición a los demás?

Xhttps://twitter.com/WillyTolerdoo/status/1404042354282147845

No resulta exagerado decir que el golpe de estado y los indultos a los golpistas son dos hechos de igual gravedad. En primer lugar porque los indultos no se conceden graciosamente, sino impuestos por los propios golpistas. Son su precio, o una parte de él, a cambio de sus votos. De intervenir la Generalidad, hemos pasado a un 155 inverso en el que son los golpistas los que intervienen el Gobierno de España. En segundo lugar, porque mediante los indultos no avanzamos, sino que retrocedemos al 26 de octubre de 2017. Es decir, se reintegra a los golpistas en el gobierno, se les devuelven todos los resortes del poder y se convierte en inútil toda la esforzada respuesta del estado y de la sociedad catalana y española frente al golpe. No sólo eso, la persecución internacional de los golpistas fugados, presentes o futuros, queda totalmente desarbolada. Además se modifica el Código Penal para despenalizar la repetición de futuras intentonas similares. Por si fuera poco, se crea una institucionalidad paralela mediante una mesa de diálogo secreta, alegal, sin oposición y antidemocrática, que sólo representa a los nacionalistas catalanes y a los españoles gubernamentales. Por supuesto tanto Podemos como el PSOE ya hablan de una consulta aunque todavía no la llamen vía escocesa, como sí hacen sus socios. En realidad puede que los indultos sean más graves y preocupantes que el golpe porque frente al golpe en 2017 había un gobierno. Ahora el gobierno está con los que dieron el golpe.

X

Se ha criticado con razón el punto de acomplejamiento que aquejaba a algunos de quienes han secundado la manifestación de Colón. Es decir, resulta llamativa la necesidad de algunos de justificar que no son fachas cuando la izquierda les llama fachas. La izquierda, por supuesto, llama facha a todo el que le lleva la contraria, en parte porque le funciona y consigue generar ese complejo. De todos modos, resulta llamativo que hoy ser un fascista y un ultraderechista sea simplemente decir lo que decía el propio Pedro Sánchez hace sólo un par de años. La hemeroteca de Sánchez resulta bastante elocuente a este respecto. ¿En serio era un fascista Pedro Sánchez hace dos años? ¿En serio lo son todos los demás por decir lo que Sánchez decía hace dos años? ¿Y por qué ha cambiado de postura tan radicalmente Sánchez? Pues sólo porque el PSOE ha decidido apoyarse en los golpistas para hacerse con el gobierno, por lo que ha hecho suyo el discurso de los golpistas así como su blanqueamiento. No somos fascistas el resto, sois unos vendidos vosotros. La cuestión es que hace dos años Pedro Sánchez decía lo mismo no sólo que los demás, sino también lo mismo que tantos votantes socialistas andaluces, madrileños, castellanoleoneses, aragoneses o castellanomanchegos. Ahora Sánchez ha dado un giro de 180 grados y la pregunta es si a todos esos votantes socialistas  les ha dado la vuelta a toque de corneta o el volantazo les ha partido el cuello con el latigazo cervical.

X

x

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 4,60 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja