El fracaso del PNV en Zaldívar

A los 463 días el gobierno vasco ha declarado que ya no se van a seguir buscando en el vertedero de Zaldívar los restos de Joaquín Beltrán, uno de los dos trabajadores sepultados desde comienzos de febrero de 2020. El ejecutivo de Urkullu ha desgranado las dificultades técnicas y ha cifrado en 21 millones de euros el dinero destinado hasta ahora en la búsqueda de los trabajadores y en la estabilización del terreno, si bien se trata de una cifra que se intentaría reclamar a la empresa Verter Reycling, responsable del vertedero. Las labores de estabilización continuarán durante dos o tres meses y posteriormente se procederá al sellado definitivo de la instalación.

Nos encontramos por tanto ante una historia con final doblemente infeliz, ya que a la pérdida de las vidas humanas hay que sumar, en el caso de Joaquín Beltrán, la imposibilidad de encontrar el cuerpo. Es posible que sea razonable poner fin en algún momento a la búsqueda, ¿pero se fue lo suficientemente ágil en la búsqueda desde el principio?

X

Recuérdese que los restos del otro fallecido, Alberto Sololuze, no fueron encontrados hasta mediados del mes de agosto, más de seis meses después del accidente. Un año después de lo sucedido, este pasado mes de febrero, la ministra de Defensa, Margarita Robles, declaraba que si se hubiera pedido en el primero momento la ayuda de la UME no habría un cadáver desaparecido. A nadie se le escapan las reticencias del nacionalismo para recurrir al Ejército, lo que alimenta las dudas sobre si las consideraciones ideológicas pesaron más que el pragmatismo en los cruciales momentos posteriores al accidente.

X

x

Más de un año después se pone punto final a la búsqueda del cuerpo de Joaquín pero sin haberse concluido la búsqueda con éxito. Desde luego se trata de un gran fracaso del PNV. Los restos de Joaquín, incluso conociendo el lugar en que desapareció, pasarán probablemente a nutrir ese grupo de fallecidos nunca encontrados hasta ahora por diversas circunstancias entre los que se cuentan desde Antoine de Saint-Exupéry a Federico García Lorca. Descansen en paz.

X

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja