Los 460 millones que costó la ETA durante 50 años

La Fundación Villlacisneros organizó ayer un interesante encuentro digital bajo el ilustrativo epígrafe de “Las finanzas de ETA”. Como invitados al coloquio participaron el catedrático de economía y víctima de ETA Mikel Buesa, autor del libro titulado “ETA: 50 años de terrorismo nacionalista”, así como Josu Ugarte, coordinador de “La bolsa y la vida. La extorsión y la violencia de ETA contra el mundo empresarial”.

x

Los datos aportados resultan estremecedores por su cuantía. A lo largo de 50 años de actividad, ETA recabó unos 460 millones de euros ya fuera por medio del atraco, el secuestro y la extorsión, ya fuera por la financiación de los partidos y las organizaciones posteriormente ilegalizadas de todo el entramado del MLNV. Esto resulta particularmente triste y siniestro porque, de alguna manera, lo que hemos visto durante muchos años es a ETA matar a las víctimas usando contra ellas su propio dinero, el dinero de sus impuestos.

X

x

Entre las fuentes utilizadas para cuantificar las finanzas de ETA se cuenta por un lado con la información que es pública, correspondiente a una parte del entramado, accesible por ejemplo a través de los informes del Tribunal de Cuentas, y también con las fuentes judiciales y la abundante documentación encontrada a lo largo del tiempo a los comandos de ETA que iban siendo desarticulados. Como magnitudes más ilustrativas se señalaron 21 millones de euros por la extorsión, 20 millones por los atracos y 106 millones de euros por los secuestros.

X

Mikel Buesa refirió la historia del dinero correspondiente a Batasuna en concepto de subvención electoral por los resultados obtenidos allá en tiempos de Felipe González, que no obstante el PSOE se negó a pagar lo que provocó que la izquierda abertzale acabara reclamando la cantidad a través de la justicia española. Aznar se siguió negando a pagar esta cantidad que no sin embargo la Audiencia Nacional (el supuesto tribunal de excepción encargado de reprimir al nacionalismo vasco) condenó al estado a abonar a Batasuna. Si el abono no se llegó a realizar sólo fue por la ilegalización de Batasuna, ya en el año 2003. El Ministerio de Justicia decidió entonces entregar el dinero al Tribunal Supremo el cual, a su vez, consideró abonárselo a las víctimas de ETA como principales perjudicadas. No obstante, según relató Buesa, entonces aparecieron la Kutxa y la BBK reclamando el dinero y alegando que Batasuna había sido ilegalizada dejándoles un montón de préstamos empantanados. En consecuencia, en vez de para las víctimas, el Supremo acabó usando el dinero para resarcir a las cajas vascas. Toda la historia resulta bastante expresiva respecto a la lentitud y las goteras con las que, durante décadas, la democracia española reaccionó a nivel institucional, legal,  judicial y diplomático contra el entramado político-pistolero de ETA. Un entramado en el que han ido cambiando las situaciones legales y las siglas, pero no las actitudes y ni siquiera las caras, empezando por la del propio Otegui como ejemplo ilustrativo.

X

460 millones son algo así como los presupuestos de la ETB para 3 años. Que cada cual decida si eso es poco para una televisión o mucho para una organización terrorista. Gracias a este vídeo de la Fundación Villacisneros y al trabajo de los intervinientes por lo menos tenemos el dato para pensarlo.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja