El Gobierno de Navarra pagará 15.000 euros a la Red Anti-rumores ZASKA

No es un rumor. La Red Anti -rumores de Navarra ZASKA, según se puede leer en la web del Gobierno de Navarra, ha comenzado esta semana las sesiones formativas destinadas a prevenir bulos que va a impartir a personal de la Administración, fruto del acuerdo alcanzado el pasado mes de julio entre el Gobierno de Navarra y SOS Racismo, entidad integrante de esta red.

X

El primer taller, que comenzó  ayer martes y concluirá mañana jueves, forma a personal de la Dirección General de Políticas Migratorias. En este caso, se trata de un taller completo (8 horas), aunque ZASKA ofrece también la posibilidad de cursar un taller básico de 4 horas de duración. Esta formación puede cursarla todo el personal de la administración pública, incluidas las entidades locales. El objetivo, se dice, es facilitar las herramientas necesarias para prevenir el racismo, la xenofobia y la estigmatización de las personas de origen extranjero. Los costes de los servicios que son objeto del acuerdo, dice la web del gobierno foral, “no superan los 15.000 euros, impuestos no incluidos”.

x

Conseguir agentes antirrumores

La formación, se nos sigue explicando, trata de “convertir al personal de la administración pública en agentes antirrumores”, tanto “en el ámbito personal como profesional”, y dotarles de  herramientas para enfrentar discursos “criminalizadores” sobre diferentes colectivos.

X

El objeto es que las y los profesionales que realizan labores de atención directa en el desempeño del trabajo tengan la capacidad de crear puentes para facilitar la convivencia intercultural en nuestra sociedad, y asegurar un trato inclusivo: “Se trata de proponer alternativas a un discurso del odio que influye cada día más en nuestra realidad social, y que viene generado y retroalimentado por estereotipos, prejuicios y rumores”, explican desde la Dirección General de Políticas Migratorias. Porque, añaden, “este discurso dificulta la convivencia y da lugar a discriminaciones y desigualdad de oportunidades”. El programa, supuestamente, ofrece claves y argumentos para contrarrestar ese tipo de discursos referidos a personas de origen extranjero o de diferentes etnias y culturas en Navarra.

X

La experiencia de la Red Zaska

La iniciativa, según remata la información, surge de la experiencia acumulada en los últimos cuatro años por la Red Anti -rumores de Navarra, que nace en 2016 como fruto de la colaboración entre el Consejo de la Juventud de Navarra y el Ayuntamiento de Barañáin. La red ZASKA se articula hoy como un conjunto de entidades, colectivos y personas preocupadas por los discursos discriminatorios que obstaculizan la convivencia en la sociedad. Su objetivo es “favorecer la convivencia a través de un proceso de transformación social, siguiendo los principios de respeto de los Derechos Humanos, la igualdad de oportunidades, igualdad de trato y no discriminación, y de presentar la diversidad como elemento positivo y enriquecedor para el conjunto de la sociedad”.

X

Como se lee al comienzo de la información, estas sesiones formativas a cargo de la Red Zaska, que nos van a costar 15.000 euros, nacen por un acuerdo entre el Gobierno de Navarra y SOS Racismo. Simplemente visitando la cuenta de Twitter de SOS Racismo en Navarra ya vemos que combatir el racismo es también solidarizarse con los “txabales” de Alsasua y los presos de ETA, luchar contra el capital o poner flores en la estela de Germán. También vemos que SOS racismo recibe 65.000 euros del Gobierno de Navarra para externalizar en una organización privada a cuenta del contribuyente la lucha contra el capital, el fascismo y el estado español opresor.

X

x

x

Como sucede frecuentemente ante organizaciones de este tipo, vemos por una parte que casi siempre se erigen hábilmente en supuestas defensoras contra los bulos, el racismo o el fascismo, de modo que llevarles la contraria es automáticamente ser un racista,  un fascista o un mentiroso. Como si los demás no estuviéramos por la verdad o contra el racismo y el fascismo, como si la lucha por la verdad y contra el racismo se identificara con su ideología, como si su ideología no fuera opinable, como si discrepar de ellos y propagar bulos no fueran cosas completamente distintas. Como elemento especialmente relevante tenemos no obstante el hecho de que en plena pandemia, en plena crisis y en plena implosión recaudatoria y descuadre de las cuentas públicas, aquí las organizaciones que defienden las ideas del gobierno siguen llevándose el dinero de todos como si tal cosa. Al mismo tiempo, los empleados públicos se convierten en agentes propagadores de las particulares ideas y diagnósticos de la organización a la que se subvenciona. Hablamos de que el Gobierno de Navarra paga 15.000 euros a un colectivo privado, sólo en esta noticia de hoy, por establecer una verdad oficial absolutamente unilateral y discutible que coincide con la opinión del gobierno.

X

Desde luego, aunque sea jugando sucio con los recursos públicos, esto también es la batalla cultural. Esa que no quiere dar la derecha aunque después se pregunte por las dificultades para colocar su discurso. Esa que la izquierda libra a todas horas, en todas partes y con el dinero de todos. De hecho esto no es más que un ejemplo de la cantidad de gente que vive de la batalla cultural de la izquierda, batalla que por supuesto la izquierda paga con el dinero de todos y todas. Con el dinero de los impuestos que se suben. Con el dinero que falta para las cosas esenciales. Con el dinero que falta para cuadrar las cuentas y con el dinero que falta para impedir que crezca la deuda.

X

x

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja