La incoherencia de muchos casados

 

Todos los enamorados, de todas las épocas, se han hecho entre sí la misma pregunta: “¿me querrás siempre?” Y se han dado la misma respuesta: “sí, te querré siempre”. Ello muestra que el amor conyugal aspira a la estabilidad y permanencia.

 

La “culpa” de muchos fracasos en la vida conyugal no la tiene el “empedrado”, es decir, la institución matrimonial, sino la incoherencia de muchos casados con lo que el matrimonio es y exige como realidad natural. El éxito o el fracaso conyugal no se puede atribuir sólo a la buena o mala suerte o a que se acertó o no al elegir a otra persona.

 

La experiencia dice que en los frecuentes y sucesivos cambios de pareja se repite el fracaso, debido a que la causa no suele estar fuera, sino dentro de uno mismo: egoísmo, intolerancia, falta de respeto, actitud dominante y posesiva, etc. Pero pocas personas advierten el autoengaño; siguen creyendo que si un matrimonio no funciona hay que cambiarlo por otro. Pero lo que vale para un auto no vale para un matrimonio.

 

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja