Barcos prepara el terreno para una nueva subida de impuestos

x

Barcos aseguró ayer en el Parlamento que es mentira que los navarros, tanto a nivel particular como las empresas, paguen más impuestos que el resto.

x

La presidenta realizó esta afirmación durante una intervención en la que respondía a Esparza sobre esta cuestión, ya que UPN propone una bajada de impuestos tanto en el IRPF como en el Impuesto de Sociedades, sosteniendo que la actual fiscalidad de Navarra nos hace perder la ventaja que históricamente hemos ofrecido frente al resto de territorios y que en buena medida explica nuestra actual prosperidad. La pregunta de UPN no es casual porque se viene rumoreando una nueva subida de impuestos impulsada por el cuatripartito. La respuesta de Barcos negando el infierno fiscal viene a preparar el argumento de que hay margen para una nueva subida fiscal.

x

A nadie se le escapa que los navarros pagamos más impuestos siquiera comparado con lo que los navarros pagábamos antes de que nos subieran los impuestos, al margen de lo que hayan hecho los demás a nuestro alrededor. En este sentido es evidente que Barcos falta a la verdad. Según los propios cálculos publicados por el gobierno foral, con la reforma fiscal hay 86.000 declarantes que pagan menos y 115.000 que pagan más. ¿Y quiénes pagan más? Pues básicamente, aunque no solamente, las familias navarras de clase media con hijos.

x

x

Barcos puede esgrimir que además de tener los tipos de IRPF más elevados para las rentas altas (el 52%) tenemos los más reducidos para las rentas bajas (13%). Hay algo de verdad en ello. Pero teniendo en cuenta el 4% de los navarros con más ingresos aporta casi el 25% de la recaudación, ¿queremos que vengan más de estos declarantes o queremos echarlos? Obviamente estamos compitiendo con el resto de territorios vecinos para captar o no expulsar a este tipo de declarantes. ¿Cuánto tiempo puedes mantener impuestos bajos para las rentas más bajas si te cargas a los grandes contribuyentes?

x

x

La presidenta del gobierno también aseguró que el Impuesto de Sociedades en Navarra era atractivo para las empresas, señalando que aunque el tipo de gravamen general para las empresas es del 28%, frente al 25% en el resto de España, para las pymes y micropymes el tipo baja respectivamente al 19% y al 13%. Barcos debería tener en cuenta que en España las pymes también se pueden acoger a un tipo más reducido del 20%, pero más allá de eso el hecho es que, al menos a nivel nacional, el 0,08% de las empresas, aquellas con ingresos superiores a los 180 millones de euros, pagan aproximadamente el 50% de lo que se recauda por Sociedades. Teniendo en cuenta que probablemente el dato es similar en Navarra, ¿tiene sentido presumir de lo mal que se trata a las grandes empresas por lo bien que se trata a las pequeñas? Y atención, que nos parece muy bien que en la parte baja de la tabla la gente pague pocos impuestos, pero no se puede descuidar la parte alta de la tabla porque no se ordeña más leche espantando a las vacas.

x

A todo esto hay que añadir que en Navarra existe el Impuesto sobre Patrimonio más gravoso de España, lo que termina de dibujar un patrimonio definitivamente hostil para los grandes contribuyentes. Y esto teniendo en cuenta que el Impuesto sobre el Patrimonio es un impuesto injusto, confiscatorio y que en todo Europa sólo existe en España y en Francia, donde ahora estudian eliminarlo. Somos como el infierno dentro el infierno.

x

Y es que incluso al margen de lo anterior, o además, hay un hecho puntualmente sangrante en Navarra y es que se trata de la única comunidad en la que existe un impuesto sobre el patrimonio afecto a la actividad empresarial, una catastrófica idea que Bildu implantó en Guipúzcoa durante una legislatura y que el PNV erradicó en cuanto recuperó el poder en esa diputación. Dice Barcos que las empresas afectadas, al menos rebuscando los ejemplos, pagan poco por este concepto, razón de más para eliminarlo. Markel Olano, entonces candidato del PNV y actualmente Diputado General de Guipúzcoa, lo explicó de la siguiente manera:

“Hay cientos y cientos de empresas cuya propiedad es familiar y que es una gran parte del tejido económico del territorio. Este impuesto es una espada de Damocles en la medida en que son empresas en las que la propiedad ha ido reinvirtiendo los beneficios en la adquisición de maquinaria y nuevos pabellones con el fin de generar nuevo empleo, desarrollar la actividad e impulsarla. Este impuesto ataca a esa propiedad y lo hace además de un modo que no tiene parangón en toda Europa. El patrimonio industrial está penalizado en Guipúzcoa y eso, tanto en la situación actual como en la futura, es muy dañino para su estructura económica. Bildu puede desarrollar ideas demagógicas diciendo que los que más tengan más paguen y eso al final es una idea sin ningún contenido. Es vender humo a la sociedad. El contenido real son las consecuencias que ha tenido ese impuesto. La concatenación de medidas y de actitudes que tienen con las empresas del territorio hace que esté en peligro la pujanza económica e industrial de Guipúzcoa”.

x

Hablando de la CAV, en el origen de la pregunta de Esparza a Barcos sin duda se encuentra el hecho de que allí en este momento el PNV se está planteando rebajar el Impuesto de Sociedades, concretamente del 28% actual (el mismo que el Navarra) al 25% del resto de España o incluso el 24%. El 28% le funciona tan bien al PNV en la CAV que está intentando convencer como sea a sus socios socialistas para bajarlo. Lo que le faltaba a Navarra es ser el único territorio con un 28% rodeado por territorios donde el impuesto es el 25% ó el 24%. ¿Dónde pondría usted su empresa pudiendo elegir?

x

x

Barcos aprovechó además su intervención para llevar a cabo un canto a los impuestos, sosteniendo que es muy bueno que haya impuestos muy elevados y que eso garantiza el estado del bienestar. Llevado la teoría de Barcos al extremo, lo mejor sería que los impuestos fueran del 100%, para garantizar mejor el bienestar y la prosperidad, como se ha comprobado una y mil veces en todos los países en los que se ha establecido un régimen comunista. Es una pena que Barcos no considere que lo que garantiza el estado del bienestar es primero la productividad de la economía, y segundo la eficaz gestión de lo público, no subir indefinidamente los impuestos. En la medida en que una sociedad intenta contrarrestar con impuestos su mal desempeño creando riqueza y gestionando eficazmente la cosa pública, camina hacia su destrucción. Se podría además señalar que la recaudación ya estaba subiendo en Navarra antes de que llegara Barcos con sus subidas de impuestos, como sube en el resto de España bajándolos en vez de subiéndolos. El estado del bienestar no se garantiza porque el estado cada vez se lleve un trozo más grande de tarta, sino haciendo que crezca el tamaño de la tarta.

x

Como siempre que se cuestiona la situación económica, Barcos no pudo dejar de sacar a pasear su mantra sobre el endeudamiento heredado de UPN, en lo que tiene cierta razón. Ahora bien, qué lástima que ese mantra contra el endeudamiento que ahora esgrime a todas horas no lo esgrimiera también a todas horas cuando estaba en la oposición. Es más, qué pena que sólo lo esgrima cuando debate con Esparza y no cuando discute los presupuestos forales con sus socios, ya que a toda la deuda generada por UPN los navarros tenemos que sumar ahora la que está añadiendo año tras año el cuatripartito.

x

x

Por lo demás, de nuevo nos encontramos con un fenómeno igual al que sucede con el AVE, con el citado impuesto de patrimonio o ahora con el Impuesto de Sociedades. Tenemos a una serie de personas gobernando Navarra que, en su calidad de miembros del PNV, saben perfectamente que tanto renunciar al AVE, como mantener el Impuesto de Sociedades superior al resto, o establecer un impuesto para el patrimonio empresarial, son medidas nefastas para la economía navarra. Sin embargo, en la tesitura de decir lo que realmente piensan o mantener el sillón, entre la prosperidad de Navarra y el sillón, eligen el sillón. ¿Se puede decir de un gobierno algo peor?

x

Comentarios (3)
  1. Acidonitrix says:

    Bueno, bueno… sin pasarse. El mérito que había hecho ésta para entrar en política fue ser locutora del NO-DO del PNV. No el pidamos peras al olmo… Ya se lo contará bien su jefe, Urkullu: “Sube tú los impuestos que ya los bajo yo, a ver si así acaba la VW en Durango”

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 20 Thumb down 1

  2. Cuenco says:

    El Gobierno antinavarro de Barcos hace todo para perjudicar lo más posible a Navarra, con la ventaja para ella de que eso le asegura la poltrona. Y los podemitas y comunistas, de palmeros. Y Nuin, sin ponerse a régimen, digo sin oponerse al régimen.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 17 Thumb down 1

  3. Navarroaragonés says:

    ¿Tendría tanta autonomía Navarra en una Euscalerría independiente como la que tiene en España? ¿Tendría derecho de autodeterminación? Yo pienso que sería un estado unitario y sin derecho a la secesión. No habría jotas, chunchún, baile de la era, ni castañuelas, ni trajes propios que nos distinguieran de los vascos. Los dialectos del euskera no batúas sería prohibidos con el español y las lenguas internacionales. El pañuelo rojo estaría prohibido. También la faja…

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 0

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja