Destripando la última encuesta del CIS

x

El problema con las encuestas del CIS es que, tratándose de una encuesta, el interés que pueden suscitar sus resultados es directamente proporcional a la fe que tengamos en las encuestas. Incluso así, hay elementos internos a la propia encuesta entre los datos técnicos que a menudo resultan muy significativos, por lo que en este análisis vamos a centrarnos en ellos.

x

UPN

Así, por ejemplo, nos encontramos con que de 2.492 encuestados en toda España, sólo 35 eran navarros. De estos 35, hubo 13 que, en las últimas elecciones o no votaron, o eran menores, o votaron en blanco, o no contestan. De los 22 que votaron y contestan, 11 no votaron ni a UPN, ni a PSN, ni a PP, ni a Ciudadanos. Otros 8 votaron a Podemos y 3 a Ciudadanos. Ni uno recuerda haber votado a PP-UPN o PSOE.

x

x

Huelga decir que el perfil de los encuestados no se corresponde en absoluto con el perfil real de los votantes. A su vez, este sesgo cuatripartítico puede explicar todos los demás resultados de Navarra en cuanto a simpatías, antipatías, intención de voto o políticos más valorados.

x

Pedro Sánchez, Podemos y el PSOE

Una de las preguntas del CIS a los encuestados consiste en pedirles que se sitúen respecto a un partido en una escala entre el 0 y el 10, correspondiendo el 0 a “no le votaría nunca” y el 10 a “le votaría siempre”.

Si analizamos el detalle de las respuestas respecto a Podemos, nos encontramos con que el 49,6% de los encuestados que votaron al PSOE, no votarían nunca a Podemos. Hay otro 28,1% de votantes socialistas que no descartan totalmente votar a Podemos, pero ubican esa probabilidad sólo entre el 4 y el 1. Unicamente un 6,6% de los votantes socialistas puntúan esa posibilidad por encima de 5 y no hay ningún votante socialista que haya marcado el 9 ó el 10 en la escala. Entre los propios votantes de Podemos, hay un 5,4% que dicen que no votarían nunca a esta formación, lo que significa que son bipolares o votantes arrrepentidos de Podemos.

x

x

Resulta también interesante enfocar el asunto desde el punto de vista inverso. El 42,6% de los votantes de Podemos no votaría nunca al PSOE. Sólo el 11,7% de los votantes de Podemos puntúa por encima de 5 la posibilidad de votar al PSOE. Todo lo anterior da la impresión de que hay una fuerte división entre Podemos y PSOE y un fuerte rechazo mutuo. El trasvase de votos no parece que vaya a ser importante. Ni el PSOE va a recuperar muchos votos de Podemos, ni Podemos le va a quitar ya muchos votos al PSOE.

x

x

En cuanto a la apuesta del PSOE por Susana Díaz o Pedro Sánchez, un problema importante para el PSOE es qué sucede si su militancia es mucho más partidaria de Podemos y de Pedro Sánchez que sus votantes. Esa duda no la despeja la encuesta del CIS, pero los datos parecen poner de manifiesto que la izquierda no nacionalista en España se ha roto en dos partes casi iguales, cada una de ellas con alrededor de un 20% de los votos. Si nos fijamos en el mapa de la autoubicación ideológica, que resulta del punto en la escala izquierda-derecha en que se sitúan a sí mismos los encuestados, lo que vemos una vez más es que el país está bastante centrado, que apenas existe la extrema derecha y que la extrema izquierda sí existe pero representa alrededor del 9,2% de la población. Es de ahí de donde se nutre principalmente Podemos, pero donde está ese 9,2% no está el otro 90,8%. Sólo hay una cosa más absurda que ir sólo a por el 9,2% de los votos y es tener que repartirse entre dos el 9,2% de los votos, que es lo puede acabar haciendo el PSOE de Pedro Sánchez.

x

x

La mitad de España vota centro-derecha y Podemos no es “la gente”

A la luz de la encuesta del CIS, el centro derecha español tiene un 46,4% de los votos, mientras que la izquierda española tiene el 39,6%. El otro 14% corresponde a voto nulo y fuerzas regionales-nacionalistas en las que el voto se divide entre izquierda y derecha, a su vez, más o menos a partes iguales. Se puede decir por tanto que el país en conjunto se divide más o menos a partes iguales entre izquierda y derecha.  El voto de “la gente”, por el contrario, no alcanza por poco el 20%. Es importante resaltar este punto porque a base de repetir que el 20% son “la gente”, podríamos llegar a pensar que el otro 80% son marcianos. Hay un 80% de españoles que no son seguidores de Pablo Iglesias, ni comunistas, ni bolivarianos. Es mucho que un 20% sí lo sean, pero no perdamos de vista que un 80% no lo son.

x

x

La abstención

Analizando las respuestas de los encuestados que en las últimas elecciones se abstuvieron, encontramos algún otro dato llamativo como que el 60% no votaría nunca a Podemos. Sólo el 5,2% de los abstencionistas puntúan con más de 5 la posibilidad de votar en el futuro a Podemos. Todo lo cual invita a pensar que Podemos tiene ya poco que rascar entre los abstencionistas para subir en voto. En contraste, un 12,8% de los abstencionistas puntúa con más de 5 la posibilidad de votar al PP, que se convierte en el partido con más potencial para sacar votos de la abstención, probablemente porque en las últimas elecciones hubo muchos abstencionistas que votaron a Podemos y muchos votantes del PP que se abstuvieron.

x

x

x

http://datos.cis.es/pdf/Es3173mar_A.pdf

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja