Barcos reconoce que lo de Alsasua no fue una mera trifulca tabernaria

.

Un poco de cordura en la sinrazón

De un tiempo a esta parte, en los medios afines al cuatripartito, no digamos la prensa abertzale, se ha impuesto la palabra “trifulca” para referirse a la paliza de un nutrido grupo de agresores en Alsasua a dos guardias civiles y sus parejas. Pues bien, Uxue Barcos se ha desmarcado de esta calificación. Paradójicamente, diversos medios, induciendo a error, han malinterpretado las palabras de Barcos asegurando que esta había equiparado la agresión a una trifulca, por lo que merece la pena detenerse un momento en la literalidad de lo verdaderamente dicho por la presidenta durante su comparecencia en el Parlamento foral la semana pasada:

.

“La gravedad de los hechos en su justa medida. Yo diría que, y es la posición del Gobierno, ni en la minimización de lo ocurrido al amparo de una trifulca tabernaria, ni en la dramatización injusta por equiparación con el drama terrorismo”.

http://www.larioja.com/videos/nacional/201611/15/uxue-barkos-califica-agresion-5211438993001-mm.html

.

Es decir, la presidenta Barcos rechazó minimizar la paliza equiparándola a una trifulca en un bar. Esto es coherente con el hecho de que fuera a visitar a los guardias civiles al hospital. Lógicamente la presidenta del Gobierno no visita a todas las personas que acaban en el hospital después de una trifulca en un bar. El reconocimiento de la presidenta, por otro lado, al menos en lo que se pueda valorar el criterio de Uxue Barcos supone una descalificación a todos los medios que, desde el Gara al Diario de Noticias, pasando por la ETB, insisten en presentar lo sucedido como una mera trifulca en un bar.

.

.

barcostrif

.

.

Dicho esto, la presidenta puede tener cierta razón o no en el resto de su posicionamiento, tanto respecto a las detenciones como respecto a la calificación penal de lo sucedido. Cabe señalar no obstante dos cosas. En primer lugar que los posibles autores de la agresión no han sido aún, ni mucho menos, condenados por terrorismo. No hay sentencia ni condena, lo que hay es una calificación de los hechos por parte de la fiscalía y la posibilidad, la mera posibilidad, de que de los hechos merezcan posteriormente para la Justicia esa calificación, que podría ser que no. En segundo lugar, las concentraciones y manifestaciones de apoyo a los autores de la agresión comenzaron antes de que la Audiencia Nacional interviniera en el caso y se empezara a barajar la posibilidad de un delito de terrorismo. Las manifestaciones de apoyo a los agresores, por tanto, no tienen nada que ver con que se considere exagerada la posible pena sino que es un apoyo a los violentos incondicional y anterior.

.

Como precedente de lo sucedido en Alsasua, existe un caso muy similar que es la paliza que una multitud dio a un ertzaintza de paisano y fuera de servicio durante las Fiestas de Bilbao de 1993, cuando alguien le reconoció. Interesa detenerse otra vez en este caso porque la condena final contra los autores de aquella paliza fue por lesiones y atentado contra la autoridad con el agravante de abuso de superioridad. Varios de los autores fueron castigados con una pena de 6 años y 6 meses de cárcel. Es posible que la condena más ponderada no sea por terrorismo, pero de todos modos seguiríamos hablando de una condena muy grave como corresponde a unos hechos muy graves, salvo que pegar un guardia civil o a su pareja tenga menos pena que pegar a un ertzaina, como si los guardias civiles o sus mujeres fueran menos personas.

.

Cabe decir que los condenados por el caso del ertzaintza entraron en prisión no dándose el hecho habitual, por tratarse de condenas inferiores a los dos años, de que la pena de cárcel no se llegara a hacer efectiva. Además, en el caso del ertzaintza apaleado, también se procedió a la posterior detención de los sospechosos tras su identificación y no el mero requerimiento de que acudieran a declarar al juzgado. Es decir, la analogía con el caso de los dos guardias civiles avala las detenciones de las que reniegan Barcos y la consejera Beaumont.

.

Para terminar, es necesario incluir en la información que el delito de terrorismo no se pudo aplicar en 1993 porque no existía en su actual redacción. Es decir, que en cualquier caso, aunque sólo habláramos de agresión, lesiones y atentado a la autoridad, estaríamos ante un delito grave merecedor de una pena acorde con la gravedad del delito. Aunque discutible, tampoco se puede rechazar de plano que lo sucedido encaje en un posible delito de terrorismo. Lo sucedido en Alsasua no es equiparable a una agresión aislada a dos guardias civiles fuera de servicio en un bar de Zamora, por muchos motivos.

.

noviaals

.

.

Porque en el pueblo de Zamora no hay un colectivo pidiendo la expulsión de los guardias civiles del pueblo. Porque en el pueblo de Zamora no hay actos periódicos consistentes en quemar muñecos vestidos de guardias civiles. Porque la agresión a los guardias civiles fuera de servicio se produce por el hecho de ser guardias civiles. Porque en Zamora, al día siguiente, no habría habido manifestaciones a favor de los agresores. Porque en Zamora no habría fuerzas políticas que no condenaran la agresión, acaso con la posible excepción de Podemos. Y porque la agresión no tiene como objeto sólo a los guardias civiles concretos o a sus parejas, sino atemorizar a todos los guardias civiles, a las parejas de todos los guardias civiles, a todos los que se relacionen en el pueblo con guardias civiles o, incluso, a todo aquel que no pase por el aro ideológico de los agresores y quienes no condenan a los agresores.

.

Si hay por tanto un delito de terrorrismo, de odio, o sólo (lo que ya sería bastante grave) lesiones y atentado a la autoridad, ya lo determinará la Justicia. Lo que de ningún modo cabe es, como reconoce la propia presidenta, minimizar el hecho reduciéndolo a nada o una mera trifulca tabernaria. Sería bueno además que, si así lo reconoce Barcos, después no rechace las medidas a adoptar como si efectivamente sí minimizara en la práctica la gravedad de los hechos, en una especie de mecanismo de compensación con el partido que sostiene su gobierno y no condena la agresión.

Comentarios (3)
  1. Y entonces a qué espera la Barcos para cesar al Sr. Martínez, ese guipuchi jeltzale venido arriba, y a la Sra Proetarra esa de Bildueta que todos sabemos lo que es por más que silbe mirando al techo??????
    O tal vez espera a que sea la cosa tan sangrante que sustituya a la bestia proetarra por un PSN rendido y babeando como han hecho sus kolegas jeltales del PV????
    Qué pena de PSOE, nos va a dar tardes de gloria, y sustituyan la palabra gloria por otra que ya saben cuál es.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 28 Thumb down 3

  2. Oriamendi says:

    No olvidemos a los medios escritos del “Régimen” que insisten una y otra vez en la consabida “trifulca tabernaria”.
    Medios, al servicio de Bildu y del PNV.
    Alienación política pura y dura.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 19 Thumb down 2

  3. Ispan says:

    Son grandes discipulos del pardo asesino Goebels y del rojo Münzerberg , ambos tan iguales. Solo les falta que cambien la cabecera de ciertos periódicos por los Pravda,Izvestia, Arbeiter-Illustrierte-Zeitung, o el Völkischer Beobachter, a elegir. Seguirán machacando , ya se sabe lo de Goebbels y el cuate alemán rojuelo, unas mentira repetida etc
    ¿ Trifulca? Si , hombre unas lesiones en un bar de muchos contra dos personas que son agentes de la autoridad que previamente han sido insultados, vejados y provocados y a continuación agredidos por un grupo de valientes gudaris , y que les ponen finos de darles golpes,patadas y el fuera de aqui etc ,dicen que se trata de una trifulca de bar.Ya solo les falta decir que fue un ligero intercambio de opiniones gruesas.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 7 Thumb down 0

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja