El cuatripartito recupera su pasado bélico

Durante el verano, se ha repetido en la prensa navarra la -en esencia- misma noticia: Liédena recupera su pasado romano, recreación de la batalla de Lácar, bajada de la bruja en Vidángoz, Mendigorría recupera su pasado romano, recreación de la batalla de Abárzuza, Oripean en Ochagavía, Aquelarre en Bargota, recreación de las guerras carlistas en Estella … Está claro que a mucha gente le gusta eso de recuperar simbólicamente el pasado. Como si el Gobierno foral y el cuatripartito quisieran coincidir con ese gusto amplio para a su vez gustar ampliamente, se dedican también a recuperar simbólicamente el pasado de hace ochenta años, de la guerra civil, y organizan homenajes a los fusilados, monolitos en su honor, baldosas,  aurreskus, recuperaciones de restos …

Es justo reconocer a los familiares de todos los asesinados (no sólo de los de un bando) que sus antepasados sufrieron una muerte injusta y un entierro  indigno, y ofrecerles, si no se ha hecho antes,  una reparación simbólica. Es comprensible que les guste todo lo que signifique reparación: homenajes, aurreskus, baldosas… Si ese reconocimiento ya se ha hecho,  la repetición de homenajes y “reparaciones” es más discutible. El paso del tiempo lleva a  ver los hechos trágicos y las desgracias  sin tanto dolor y angustia. Mucho más si han pasado  ochenta años. Si alguien se pone de luto y anda lloroso evocando repetidamente a su padre veinte años después de su muerte, pensaremos  que hay  allí algo de artificioso, de no natural, de poco creíble. Aquí pasa algo parecido, pero en mayor grado porque no han pasado veinte sino ochenta años. Sin embargo el Gobierno y el cuatripartito se comportan como si esos hechos hubieran ocurrido ayer.  Sobreactúan demagógicamente con sus escenografías y repeticiones.  A ochenta años de distancia, la repetición añade poco  a la reparación, tiene bastante de artificioso y recuerda a los rituales y a la retórica del franquismo, a un franquismo ochenta años más viejo.  Las repeticiones dan a los familiares símbolos, representaciones, palabras, gestos, retórica, humo. Lo que dan los demagogos.

La recuperación y entrega de restos de los fusilados es  una forma de reparación simbólica del entierro indigno que tuvieron, si se hace en un contexto en el que los restos familiares se guardan con reverencia en una tumba familiar. Sin embargo, en un contexto como el nuestro, en el que está de moda quemar los restos de los difuntos y echar las cenizas al monte, al río …, el poder simbólicamente reparador  de la recuperación de huesos es mucho menor.  Si los restos se queman y se expanden las cenizas, la recuperación se devalúa. Darle  gran importancia, como hacen el Gobierno y el cuatripartito, es otra sobreactuación exagerada. Y se añade exageración si lo anterior se hace pasados ochenta años.

El Gobierno y el cuatripartito difunden su imagen de reparadores de injusticias. Pero su justicia es parcial y por tanto poco real: pasan de los navarros que la izquierda asesinó y enterró indignamente donde mandaba hace ochenta años. Además, al representar ese papel de justicieros van como el rey desnudo del cuento. Quien (Bildu) simpatiza con los asesinatos recientes de ETA y no los condena  y homenajea a los asesinos está desnudo de legitimidad moral para reparar asesinatos antiguos. Y lo mismo quienes son socios de Bildu, por serlo. Más que ante una reparación de injusticias o ante un cierre de heridas, estamos en un dar la vuelta a la tortilla, en la revancha  y en un presentar repetidamente al electorado la imagen de una derecha que asesinó y una izquierda y un abertzalismo que fueron víctimas de su crueldad, a ver si el electorado ingenuo extrapola esa imagen a las fuerzas políticas de hoy.

El Gobierno y el cuatripartito recuperan su pasado bélico, obsesionados con borrar en el presente todo efecto o vestigio de la derrota  que sufrieron sus afines (quitar los restos de Mola y Sanjurjo, eliminar la laureada de la fachada del Palacio, cambiar el de nombres de calles …). Como si eliminando los efectos ahora pudieran eliminar la causa, la derrota de entonces, cambiar el pasado y casi hasta ganar aquella guerra ochenta años después.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (2)
  1. Gran Euskohermano. Dictadura en rojo y batúa.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 9 Thumb down 3

  2. Ispan says:

    Bueno de momento han logrado dos cosas que se crean que resistieron heroicamente en Bilbao y que antes habían resistido de tal forma que mantuvieron sin poder avanzar las columnas sublevadas fijas en trincheras desde octubre 1936 hasta junio de 1937.No dicen que el esfuerzo de guerra se hacía para tomar Madrid con la rota de Guadalajara hasta la ofensiva en abril en Vizcaya que en dos meses se ocupa hasta la linea con Santander.Y los frentes estaban estacionados.No importa ganarán la guerra de hace 80 años pues ya ideológicamente el peor separatismo se ha adueñado de parte de lo que se llama ciudadanía y lo peor entre los jóvenes. Imponiendo además símbolos, banderas y hasta el mismo lenguaje de respuesta.Encima pasan como amantes de la libertad y la democracia .

    ¿Te gusta? Thumb up 3 Thumb down 1

   Dar de baja