Elipsis dramático

Sr. Director:

“Son niños que no causan nunca disgustos”, asegura María Victoria Troncoso, que dio a luz una chiquilla con el síndrome de Down. Sucede un caso por cada 800 alumbramientos, entre jóvenes de 30 a 34 años.

En Europa se da una singularidad callada y trágica: la edad del embarazo se demora, pero la incidencia del síndrome de Down decrece. La razón de esta irregularidad estadística se puede exponer con pocas palabras; ya no nacen chavales con el síndrome de Down, porque son exterminados cuando aún se localizan en el claustro materno. 

Un facultativo que había ayudado al nacimiento del hijo de Ana, le notificó la novedad: “Su hijo tiene el síndrome de Down”. Convocó Ana a su esposo y le dijo: “Tendremos que ir a por el tercero”. El tercer hijo nació sin ningún síntoma.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja