Al hilo de la ofensiva general contra los símbolos religiosos (más específicamente, los católicos), Nafarroa Bai ha solicitado la retirada del crucifijo de la sala de cremaciones del cementerio de Pamplona. Es de sospechar que esto sólo sea el principio. Paradójicamente, aunque quizá no sean conscientes de ello, la cruz aparece omnipresente en edificios, despachos y actos públicos del entorno nacionalista: basta con echar un vistazo a la ikurriña y recordar los elementos que la componen en palabras de su propio diseñador.

Leer más

   Dar de baja