Pocas claves

No son tantas las claves que explican o fundamentan el día a día periodístico ni en Navarra ni en ningún otro lado. Desde que el hombre es hombre y empezó a explorar sus siete pecados capitales las desgracias y los triunfos del genio humano se han repetido con cada generación, y da la impresión que hasta varias veces en la generación actual. Hemos llegado a un punto en el que la originalidad consiste en hacer lo que hay que hacer: llevar un horario, dormir de noche, trabajar, tener una familia unida, ir a misa, ayudar a tus vecinos, ser austero, etc.
Con este telón de fondo nos ponemos a hablar de política cuando en realidad estamos hablando de ideología. Y viceversa. Y nos liamos de mala manera porque la política debiera ser -gobierno de la polis- la simple dirección justa de las cosas públicas. Y en vez de eso admitimos que la política (corrompida por la ideología) está para cambiar la realidad. 
Pues no señor, a ver si estos días de vacaciones volvemos a poner cada cosa en su sitio. La actualidad, sencilla, dando de si lo que buenamente puede. La política, en sus términos, para servir al bien común. Y la ideología, vade retro, cuanto más lejos mejor.

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja