Mi amigo Andrés.

Mi amigo Andrés empezó a trabajar como comercial en una entidad bancaria. No le gustaba lo de vender, así que no salía a la calle y no buscaba clientes… Decía que la calle no era para él y que prefería la oficina. En tres meses no vendió un clavo, y claro, los resultados de la oficina cantaban tanto que lo mandaron a su casita.
 
Mi amigo Manuel trabajaba de peón en una cadena de producción. Se le ocurrió que podría hacer mejor lo que hacían en la fábrica, pero pidió a su jefe que durante dos meses no le pagaran su sueldo. El quería dejar de trabajar dos meses y enfrascarse en diseñar una máquina nueva que hiciera aquello de forma más eficiente. Y la descubrió. Dos meses sin cobrar, pero que le reportaron interesantes beneficios… Hoy en día tiene su propia compañía de fabricación.
 
El Juez Garzón quiere ahora ponerse a investigar unos fusilamientos de la Guerra Civil. Da igual si va a remover los de un bando o los de otro, cuando muchos ya ni nos acordamos de aquella contienda que jamás debe repetirse. Pero lo cierto es que usted y yo con nuestros impuestos -recién pagados- le vamos a pagar la "Tesis Doctoral" al juez estrella. Luego, el CGPJ publica en su memoria que faltan medios para la Justicia. De Juana libre y buscado -no encontrado- Rodríguez Menéndez pirado -y no encontrado-, cientos y cientos de casos pendientes en la Audiencia Nacional y en otros juzgados. Casos que nos afectan a usted y a mí. Casos del presente. Del hoy.
 
Si a Garzón le sobra tiempo en su trabajo, que ayude a otros jueces ¿no?, y que las "Tesis" se las pague de su bolsillo. Y si se aburre, como decía mi amigo Eduardo, que se compre un mono… ¿O cree usted que el Ministro Bermejo le puede mandar a su casita, como a mi amigo Andrés?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja