Los socialistas exigirán a Sanz que las navarras puedan ser abortadas en su comunidad.

Frente al derecho a la vida de los niños aún no nacidos, el PSN trata de oponer un supuesto derecho al aborto que no es tal. La legislación española no reconoce ningún derecho al aborto, lo que hace es despenalizar la práctica del aborto en una serie de supuestos. El portavoz del PSN, sin embargo, no sólo despreció el derecho a la vida en virtud de un inexistente derecho al aborto, sino que intentó establecer como obligatoria para los profesionales de la medicina la práctica del mismo: los derechos están para ejercitarse y las leyes para cumplirse; gusten o no gusten”.

Incluso Nafarroa Bai afeó al PSN su discurso. Primero porque precisamente es la coalición nacionalista la que se atribuye en este tema la paternidad de la idea, y le molesta que ésta y otras propuestas
aparezcan ahora precisamente como propuestas del partido que se apeó del tren del progreso”. Segundo porque, hasta para Nafarroa Bai, “los médicos, las enfermeras y todos los profesionales tienen derecho a la objeción de conciencia”.


Por lo demás, resulta escandaloso que pretenda presentarse como una medida “de progreso” la negación del más elemental de los derechos: el derecho a la vida. Más aún cuando se trata de la defensa del derecho a la vida de los más desfavorecidos e indefensos, cuyo derecho a vivir pretenden hacer depender del mero hecho de ser o no deseados. El progresismo, al parecer, es una amenaza para la vida del ser humano incluso antes de que nazca.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja