Yo también fui muthiko.

Comencé a venir a Navarra los primeros años de la década de los 50: Montejurra y sanfermines, estos consecuencia directa del "Muthiko Alaiak", la peña que engrandecía Montejurra. Conocí a los fundadores de la Peña. Me hice "muthiko". Y con una "neskatxa polita", afín al Muthiko enlacé mi vida; hemos madurado juntos, juntos hemos envejecido, juntos y unidos en EL IDEAL hasta la muerte; con aciertos y errores, pero siempre adelante y… con nueve hijos. ¡Bonita corona-boina la de mi mujer!

Un poco de historia para atar cabos: en plena guerra -1937- LA REVOLUCION dio la primera y durísima vuelta de tuerca con LA UNIFICACION. El carlismo quiso retirarse… ¡qué caro nos ha costado seguir!… a España entera.

Y Franco -la Revolución- continuó destruyendo LA TRADICION, socavando, desde la cúpula, toda la estructura, haciendo colaboracionista SUYO a Don Javier de Borbón-Parma y a sus jefes. Continuó con sus hijos, D.Hugo Carlos "por la izquierda" y D. Sixto "por la derecha". Destruyó, una vez más, la opción de la sociedad, del pueblo.

El Muthiko se apuntó primero a la COLABORACION y después al Hugo-carlismo: marxistas, NACIonalistas, Karlistas… ¡qué olla!

Muchos, muchos hemos abandonado "este Muthiko", que ahora es cualquier cosa menos lo que fundaron los hermanos Baleztena. Allá ellos los que han provocado y seguido tal cambio.

Una cosa es errar – todos lo hacemos-; otra cosa es vivir y regodearse en el error: odios, desunión, insultos, burlas y la blasfemia.

Y además creer, con Lutero (Peca fortiter et crede fortius) que todos vamos al cielo de "vobilis vobilis"… sin necesidad de hacer ningún "esfuerzo".

¡El infierno!… ¡ a que sí que hay!… a algunos los metería en el cielo al lado de Hitler, de Stalin o de Franco… ¡a que sí que hay infierno!

Y a mi Pastor, el Sr. Arzobispo: no sé exactamente qué es una "camisa de once varas" pero a Vd. le han metido.

Termino: Bendito sea Dios.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja