Mal parece haber empezado a negociar UPN al dar por bueno un precario gobierno en minoría. Al aceptar de buen grado esa opción antes siquiera de ponerse a hablar, la ha convertido en el precio máximo que le van a ofrecer. La fuerza negociadora de UPN era que podía romper la baraja y provocar la convocatoria de nuevas elecciones. No son los únicos errores que UPN ha cometido en 48 horas. Entre otros tampoco parecen haber oído nunca el cuento de la rana y el escorpión.

Leer más

   Dar de baja